Ariapsa

‘Abrimos o morimos’, restauranteros piden sean considerados negocios esenciales

 

Los restauranteros de la Ciudad de México y el Estado de México a través de una carta dirigida a Claudia Sheinbaum y Alfredo del Mazo, piden que sus actividades sean consideradas como esenciales para poder operar durante la pandemia.

El documento que está firmado por más de 500 restauranteros y enviado a los mandatarios asegura que “tienen el agua hasta el cuello” por las medidas para controlar la propagación del COVID-19, ya que se encuentran restringidos los horarios y formas de operación por ser considerados como actividades no esenciales.

 

Los comerciantes de alimentos preparados han agotado sus ahorros, enfrentan ahora a sus acreedores y afrontan gastos para adecuar sus locales para cumplir con las medidas sanitarias, tambien destacaron la falta de empatia del gobierno pues mientras los locatarios cumplen con las medidas de sanidad los puestos informales y ambulante de la CDMX y Estado de México operan sin las condiciones de higiene y en violando el protocolo de sanidad. No solo eso, también deben seguir pagando impuestos, licencias y nóminas.

“No se puede seguir castigando a la economía formal a costa de la falta de control de otras actividades. Tal como sus respectivos gobiernos lo han declarado, así como estudios internacionales lo han establecido, los restaurantes no son fuente de contagio”.

“No hemos recibido apoyos de ningún tipo. Mientras en todo el mundo se han dado prórrogas para el pago de impuestos y servicios, apoyo para negociar con proveedores e incluso subsidios al desempleo, aquí no hay nada”.

Desde el inicio de la pandemia en el Valle de México han cerrado 13,500 establecimientos y aunque el gobierno de la CDMX entrego apoyos de 2,200 pesos a algunos trabajadores del sector, no será suficiente pues tendrán poco impacto si los locales cierran y se queden sin trabajo.

 

Los dueños restauranteros estiman que para los finales de 2021 se habrían perdido 450 mil fuentes de empleo en el país ya que estos cierres también afectan indirectamente a otros negocios de suministraos como verdulerías, canecerías, panaderías etc.